Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más en esta categoría: Kicillof en Radio Kermés: "Es un plan neoliberal torpemente aplicado" Sandra Russo en Radio Kermés: "pasó lo que decíamos que iba pasar si gobernaba Macri"

"Soy soldado del peronismo y al trabajo no le tengo miedo"

Por Publicado Octubre 16, 2018
Valora este artículo
(0 votos)

Nació en Bowen (Mendoza). Otra parte de su primera infancia transcurrió en la provincia de Buenos Aires. Pero la inundación impulsó el exilio hacia General Pico, donde se afincó en el popular barrio El Molino. Se hizo hincha de Costa Brava, anduvo en escuelas de monjas pero ya no es practicante de ninguna religión. Aclara que no se siente feminista pero siente amor por Evita, y cree que si ella el peronismo habría sido muy otra cosa. Fernanda Alonso, ministra de Desarrollo Social de la provincia, pasó por "Salieris, un cacho de cultura" y contó quién es, de dónde viene y qué quiere.

 

Ahora, funcionaria vernista de la primera hora (a los 17 años ingresó a trabajar en la Municipalidad de Pico cuando Verna era intendente), suena como probable candidata el año que viene: ¿a la intendencia de Pico, en la fórmula por la Gobernación? En ese contexto se declara "soldado del peronismo" y asegura que estará donde le toque estar. "Al trabajo no le tengo miedo", completa. La entrevista completa -el programa entero- puede escucharse en el audio que acompaña este artículo.

 

Acerca de su rol frente a una situación socioeconómica complicada y dolorosa, Alonso dice: "Siempre me han tocado épocas complicadas, pero intentamos poner el cuerpo, compromiso, trabajo, estar, acompañar. Hoy es difícil conseguir equipos como el que tengo en el Ministerio, tengo que agradecer lo que hacen todos los días, bancar mis enojos y el nivel de exigencia, como también las alegrías y las emociones. Eso es posible porque he crecido a la par de Carlos Verna. Agradezco es posibilidad que me dio la vida".

 

Alonso respondió al clásico "quién te crees que sos" de la siguiente manera: "Me creo una mujer madre trabajadora, luchadora por lo que pienso y siento, con mucha suerte de tener dos hijas maravillosas, una familia de origen que me acompañó en todo y una familia que elegí que me sigue acompañando. Me creo una persona con muchos beneficios desde los afectos, que me permite poder sostener otras cosas".

 

- ¿Sos feminista?
- Soy de la igualdad, de la equidad, no me considero una feminista, sí una mujer que dice lo que piensa, que defiende el género, que entiende que hay desigualdades sobre las que hay que seguir trabajando todavía, pero no me considero una feminista.

 

- ¿Cómo es defender el género en un partido patriarcal como es el peronismo?
- Primero demostrando de que podemos hacer las mismas cosas que hacen los hombres, tranquilamente. No me considero una mujer que ocupa un cargo producto de un cupo, sino de la capacidad y de la posibilidad que me han dado. Como se confía en u n hombre, se puede confiar en una mujer. El peronismo se debe una modificación, que pretendemos lograr. Y también hay cambios rotundos del peronismo que logró una mujer, y la nombramos y nos ponemos de pie: Evita le hizo ver a Perón otra cara, la inserción de mujeres en la política. El peronismo no tendría esta construcción social, ni este perfil, sino hubiera sido por Evita.

 

- El feminismo hoy es actor y presencia política determinante, tiene necesidades y exige derechos como el aborto, y falta muchísimo en el territorio. ¿Desde el Ministerio, y desde Salud, trabajan políticas conjuntas?
- Hemos tenido avances en algunos aspectos, otros hay que fortalecerlos. Nuestra posición está tomada: la decisión de la persona se respeta y en ese sentido vamos y exigimos. Nos ha tocado acompañar situaciones donde niñas o mujeres no son atendidas como deben y hemos intervenido. No pueden ser todos objetores de conciencia. Yo lo que pienso es que si alguien trabaja para el Estado y tiene que cumplir las normas, y las normas están establecidas de ese modo, hay que cumplirlas. Me quedo o me voy. He militado dentro de esta posición como ministra para decirle al ministro, o al director, “muchachos, ¿a qué jugamos?”. Si hay una decisión y un marco normativo, no hay duda.

 

- ¿Qué visión tenés del avance de las iglesias, y qué pensás de la separación de la Iglesia del Estado?
- Deben convivir. Es posible, he visto cambios, y no soy activa ni practicante de ninguna religión. Mis hijas no están bautizadas, tengo una postura frente al tema. Más allá de eso he visto cambios que esas instituciones han logrado, porque hay personas que encuentran ahí un acompañamiento, a veces preciso, oportuno. Eso se debe valorar. No siempre el Estado ha estado, y no siempre el Estado puede solo. Si vamos al ideal, sí, que esté, responda, resuelva y acompañe. No siempre las personas confían en el Estado y las instituciones en momentos límites han respondido y a la gente le sirvió. Valoro eso.

 

- ¿Esa avanzada, que pudo tener resultados exitosos según esa visión, no implica también bajadas de línea ideológica o decisiones políticas, como por ejemplo la presión para que se caiga la ESI?
- Es cierto que no siempre las iglesias tienen exclusivamente el objetivo de ayudar al próximo o resolver el problema. Pero sí la obligación es del Estado. Y creo en las organizaciones civiles, se pueden hacer cosas desde otros lugares. A mi no me toca gobernar para el católico, el evangélico, los umbandas...

 

- ¿Qué mirada tenés sobre el conflicto de las antenas en Santa Rosa?
- Me llamó muchísimo la atención que un intendente como Altolaguirre con su perfil ecologista y del cuidado del medio ambiente favoreciera esto. Fue sorprendente. Me tocó discutirlo como concejal en Pico y hubo que legislar un marco normativo muy exigente para la colocación de antenas, hasta las de los medios radiales. Hubo una cantidad de requisitos que se pusieron para el nivel de seguridad y garantizar la menor contaminación posible. Me sorprende que Altolaguirre con su perfil no lo valorara. Mucho más esto otro de que se favorece a multinacionales.

 

- ¿Dónde te imaginás después del 10 de diciembre del año que viene?
- Nada que sea diferente a lo social, es mi perfil. Eso me ubica en la palmera, eso no me va a cambiar. Será donde el peronismo me necesite, me considero un soldado y donde el peronismo considere que puedo aportar estaré. Y sino, puedo ejercer una profesión y tengo dos hijas que criar.

 

- ¿Verna es el gran elector?
- Por supuesto. Sin duda. Mi conductor, mi jefe político, quien ha confiado siempre en mi persona y mi profesión, con quien me he sentido escuchada. Tengo una gran admiración por esa persona, conductor, ese animal político que es.

 

- ¿Hay otro Verna respecto del de otra época de su trayectoria, con diferencias entre el que es hoy y el que -por ejemplo- fue en los ‘90, cuando fue eje central del gobierno neoliberal?
- Cada uno tiene la percepción y conoce la parte a la que puede acceder. Yo considero que es un visionario y puede decodificar y adaptarse a lo que la realidad indica, que es una virtud de pocos. El macrismo no la tiene, lee a su sector: hacer más plata con la plata que tenía. Nuestro gobernador puede decodificar, entender cuál es el planteo de la sociedad e ir en ese sentido, es un visionario, que tiene un perfil distinto hoy por la trayectoria, la edad, las condiciones, el contexto, no se pueden comparar las gestiones... pero nunca descuidó la visión social. Vive informado. De todo. Me habla de las personas, está al tanto, sabe, recuerda. Es una particularidad que tiene, y no solo de Pico, sino de conocer todo.

 

- ¿Está presente en toda decisión?
- Está al tanto. Es una persona que te deja hacer, confía plenamente y para eso te nombra. Y exige. Sí le gusta saber, que cuentes el detalle, es eso. Contempla, está al mismo nivel de preocupación el despedido de una empresa, como una casa que se quemó o la Policía involucrada en algún caso.

 

- ¿Cuál es tu deseo para lo que viene?
- Se dicen varias cosas, no deseo nada en particular, nunca aspiré a un cargo. Es otra cosa sobre la que he tenido posibilidad. Eso no me pesa, voy libremente. Te postulan o te postulás, y yo nunca me postulé, lo que me ha sucedido ha sido porque alguien me propuso, me vio o me observó. Yo aventurarme a decir que voy a ser candidata a intendenta de Pico, o a algún otro cargo provincial, es aventurarse a algo que no tiene sentido... prefiero que las cosas se den naturalmente como en otras oportunidades. Confío en que va a ser así, y si no es así, por algo es...

 

- ¿Pero te animarías si te dijeran a gobernadora?
- Al trabajo no le tengo miedo. Tiene que darse un contexto de acuerdos, no hay que dejar de decir que es una responsabilidad enorme del peronismo de ir a una elección con un nombre y apellido que no es el gran elector. El gran elector no va a estar en la boleta. No es tenerle miedo al opositor, pero no hay que perder.

 

Información adicional

  • archive:
Visto 681 veces Modificado por última vez en Sábado, 20 Octubre 2018 16:10

Publicidad
  • "El pueblo aprendió que estaba solo y que debía pelear por sí mismo y que de su propia entraña sacaría los medios, el silencio, la astucia y la fuerza". Rodolfo Walsh