Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más en esta categoría: Ro Ferrer en La Pampa

“A Agustina la mató el Estado”

Por Publicado Noviembre 14, 2018
Valora este artículo
(0 votos)

Tras la noticia de la muerte de una Agustina, de apenas 13 años de edad, quien fuera obligada a gestar y parir un bebé que también falleció por los graves problemas de desnutrición y vulnerabilidad social en la que se encontraba la niña gestante, Lenny Cáceres -conductora del programa Azul Profundo- dialogó con María Inés Alvarado, periodista y docente especializada en Educación Sexual Integral acerca del abandono que el Estado tiene sobre niñas, niños y adolescentes.

 

Lenny planteó que el tema de Agustina tiene que funcionar como motor para que de una vez por todas se terminen las mentiras a las cuales los antiderechos nos tienen acostumbradas; "no puedo salir de mi enojo", comenzó el diálogo. Para María Inés Alvarado, el Estado es responsable de esta muerte: "además de enojo, me da tristeza, porque el Estado no se hizo cargo de la vida de esta nena, porque Agustina era una nena, a los 13 años, ¿quién puede decidir tener un bebé, elegir ser mamá?"

 

Como en tantas otras historias, le cargan la culpa a la víctima. Agustina, que además era una niña wichi, dicen los medios que no había ido al médico, como si ella fuera la única responsable de esto. Y, en realidad sí había ido. Es más: hay una historia clínica, una médica que la atendió pero no tuvo la dignidad de llamar a un intérprete para que la niña pudiera entender lo que le estaban diciendo.

 

"Sí, hay una doble discriminación en este caso. Porque además de pasar por alto el tema que era una nena, que había sido abusada, violada, vulnerada en sus derechos como menor, también está el tema de su condición social, no se podía expresar en el medio o ámbito donde la estaban atendiendo y precisaba de una persona que pudiera darle herramientas para que ella pudiera expresar lo que le estaba pasando", agregó Alvarado.

 

¿Cuál es el rol del Estado frente a esta situación? ¿Dónde se para frente a esto? ¿Cómo se manifiestan los antiderechos, no están viendo todo lo que sucede? ¿Siguen pensando que así salvan dos vidas? Es aberrante pensar las respuestas que no aparecen frente a estas preguntas que hicieron ambas mujeres frente al micrófono.

 

El tema de Agustina remite a otros, como el de la menor a la que llamamos Juana, la niña wichi que hace dos años fue violada por siete criollos, a la cual se le negó el aborto, y ninguno de ellos pagó por ese crimen, solo ella, quién pagó la condena social de la violación, con su cuerpo y con su humillación.

 

"Son temas tan importantes lo que venimos trabajando y hablando desde hace tanto tiempo -enfatizó la especialista- que tienen que ver con la falta de información que tienen niños, niñas y adolescentes y con la ausencia de la Educación Sexual Integral en las provincias argentinas".

 

Un artículo de Diario Digital Femenino plantea que Chaco es la provincia donde hay más cantidad de violencias hacia las mujeres, en lo que tiene que ver con el hambre, la vulneración de los derechos, el embarazo de adolescentes y niñas, una provincia dejada de la mano del Estado, donde "no podemos pasar por alto que el senador votó en contra de la ley por el Aborto Legal Seguro y gratuito", recordó la conductora.

 

La conversación se centró luego alrededor de las campañas que están promoviendo los "antiderechos", quienes rechazan la implementación de la ESI en "nombre de dios" y mienten diciendo que la ley de educación sexual integral va a sexualizar a los niños y niñas, a enseñarles a masturbarse o cambiarse de género, cuando se insiste en la modificación de conductas patriarcales en los discursos de los medios de comunicación, de la justicia y del poder político, olvidando que "hoy tenemos 23 niñas muertas en lo que va del año y todas pasaron por el abuso y la violación. Sin olvidarnos de Sheila y una justicia ciega, que dice que Lucia Pérez murió por asfixia y no por violación, pero bien que los medios usaron sus fotos y hablaron del empalamiento para llenar los noticieros", recordó Lenny.

 

Por todo esto es importante trabajar la ESI desde los primeros años de la educación y hasta el nivel superior de formación profesional, explicó Alvarado, "para ayudar a nuestras pibas y nuestros pibes para que aprendan a cuidarse y ayudarles a construir una sociedad más humana, de la mano de una perspectiva de género que deje de criminalizar y estigmatizar a las mujeres quienes muchas veces terminan siendo cómplices del patriarcado, del discurso machista que sostiene el privilegio del varón y refuerza la teoría de que las mujeres somos el sexo débil, que merecemos morir y ser tiradas en bolsas de basura".

 

Información adicional

  • archive:
Visto 359 veces Modificado por última vez en Miércoles, 14 Noviembre 2018 13:13

Publicidad
  • "El pueblo aprendió que estaba solo y que debía pelear por sí mismo y que de su propia entraña sacaría los medios, el silencio, la astucia y la fuerza". Rodolfo Walsh