Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más en esta categoría: Ofelia Fernández en Radio Kermés: "nuestra candidata es Cristina y queremos que lo sepa"

"Mi hija en algún lugar tiene que estar"

Por Publicado Febrero 08, 2019
Valora este artículo
(0 votos)

"Yo le digo a su hijo que no tiene que bajar los brazos y le digo que esté firme porque va a tener que seguir el buscando el cuerpo de su mamá", dice Julia Ferreyra, madre de Andrea López, víctima de trata, prostitución y femicidio a manos de Victor Purreta, condenado a 18 años de cárcel por estos hechos, en octubre de 2014. Luego de un juicio que se tiñó de apoyo popular y feminista, iniciado por "Mujeres por la Solidaridad" -agrupación que desde la década de 1990 lucha por los derechos de las mujeres en La Pampa- se le fueron sumando otras mujeres y organizaciones en una red de amor que se plantó con firmeza ante el poder político y judicial pampeano.

 

Desde la desaparición de Andrea, el 10 de febrero de 2004, no cesa el pedido de justicia y no terminará hasta que aparezca su cuerpo. En el programa "Tu tiempo mujer", que hacen Mary Zerbino, Nina Yanez y Anabela Abram, hablaron con Julia de la vida de Andrea, de lo que hacía y lo que le gustaba. "Era una chica alegre, siempre con una sonrisa en su cara, jugaba con sus hermanos, siempre en el colegio, con sus amistades, sus primos, le gustaba muchísimo la escuela, hizo dos años de secretariado comercial, siempre estaba la casa llena de amigxs", contó su mamá. A los 17 años conoció a su femicida, y a los 18 entró a la recientemente cerrada fábrica Calzar, y al mismo tiempo estudiaba el secundario nocturno.

 

El proceso de cooptación que culminó con su muerte incluyó alejarla de su familia y amistades, aunque después de cada golpiza, de las que se hicieron denuncias que nunca prosperaron, Andrea iba a la casa de su mamá: "él no la dejaba ir a trabajar ni ir a la escuela porque la celaba de los hombres, y después la vendía a los hombres", señaló Julia, que además, en su visita al piso de Radio Kermes relató con detalles aquellos primeros días de la desaparición y todo lo que sucedió en estos 15 años. También se refirió a Emanuel, el hijo de Andrea, que pudo recordar que Purreta había golpeado ferozmente a su mamá previo a su desaparición, testimonio fundamental en la causa judicial.

 

"El 8 de febrero fue la última vez que la vi, estaba contenta porque el nene comenzaba el jardín", dice Julia. "Nosotros necesitamos hacer un duelo, yo creo que mi hija está de viaje, no hice un duelo, el día que encuentre el cuerpo sabré que me está pasando realmente. Agradezco que me hayan ayudado a hacer el juicio, yo sé que nadie me uso de las mujeres que me acompañaron. Les agradezco toda la vida".

 

Acá les compartimos la nota completa.

 

Información adicional

  • archive:
Visto 588 veces Modificado por última vez en Miércoles, 13 Febrero 2019 09:16

Publicidad
  • "El pueblo aprendió que estaba solo y que debía pelear por sí mismo y que de su propia entraña sacaría los medios, el silencio, la astucia y la fuerza". Rodolfo Walsh