Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más en esta categoría: Elisa Gagliano: en el binarismo empieza el fascismo La pasión, movilizadora

Vaciamiento en la Ciencia: “no es un problema corporativo, el futuro del país está en juego”

Por Publicado Abril 14, 2019
Valora este artículo
(0 votos)

“No es un problema corporativo, está en juego el futuro del país”, resumió el diputado nacional, científico y expresidente del CONICET Roberto Salvarezza al referirse al vaciamiento por parte del gobierno neoliberal macrista.

 

La desinversión en ciencia, en técnica y en educación, dijo, es parte de un plan “que viene de afuera y que apunta al subdesarrollo”. Dijo además que en campaña electoral Cambiemos elogió las políticas científicas del kirchnerismo, pero eso fue “un fraude”. Aseveró que uno de los principales “farsantes” en esa historia es el exministro y actual secretario Lino Barañao, que siguió en el cargo tras la asunción de Mauricio Macri.

 

“Cuando terminen estos cuatro años de políticas, van a dejar un tendal que lleva a la población a una crisis sin precedentes en todos los órdenes”, resumió el legislador. Además, propició la candidatura de Cristina Fernández de Kirchner a la Presidencia.

 

Salvarezza fue entrevistado en La Kermés de los Sábados. Se dijo “preocupado por toda la situación que viven los científicos de este país, es algo a lo que nos ha acostumbrado este gobierno de Macri”.

 

-¿Qué panorama trazarías de la actualidad de la ciencia en la Argentina?

-Este gobierno ha conducido a la Argentina a una situación sin precedentes en materia de educación, salud, ciencia y tecnología, sin entrar en el campo previsional o del empleo. Es una crisis de enormes dimensiones. El gobierno cree que la educación y el conocimiento no son elementos importantes para el desarrollo de un país y reduce año a año la inversión en educación pública de todos los niveles y en el sistema de ciencia y tecnología. No toman conciencia de que los países desarrollados son los que apuestan al conocimiento. No es un problema corporativo, el futuro del país está en juego.

 

-¿Te sorprendió esta realidad o ya la imaginabas?

-Nosotros lo teníamos muy claro, yo renuncié en diciembre de 2015 al contrario de lo que hizo el hoy secretario de Ciencia y Técnica (Lino) Barañao. Decidimos apartarnos porque entendíamos que las personas y la ideología que traía Cambiemos eran contrarias al desarrollo del conocimiento en nuestro país. En la campaña lo manifestamos en plazas, estaciones de trenes, universidades. Este gobierno iba a mandar a lavar los platos a los científicos y la educación no iba a ser una prioridad. Lamentablemente no nos hemos equivocado: dejan un tendal estos cuatro años de políticas que llevan a la población a una crisis sin precedentes en todos los órdenes. “Algunos colegas creyeron que dejando a Barañao en la gestión se garantizaba el financiamiento, la política de Estado en ciencia y tecnología, que hasta había sido elogiada por Cambiemos. Constatamos que fue un fraude, una farsa.

 

-¿Cuál es la autocrítica que hace el espacio nacional y popular, frente a esa situación, ya que eligió a Barañao como su principal referente en el área científica durante buena parte de la gestión?

-Barañao es un personaje que se puede definir como un farsante, que se disfraza de lo que no es para obtener un provecho. Eso hizo durante nuestra gestión cuando hubo una decisión política de Néstor y Cristina y entonces jugó ese rol de administrar los fondos que se invirtieron e hizo que el sistema funcionaria. A Cristina le prometió que iba a garantizar políticas y presupuestos, pero vimos la otra cara, se disfrazó de Cambiemos para su provecho personal”.

 

-¿El proyecto “nacional y popular” tiene propuestas diferentes sobre cómo operar ante agroquímicos, transgénicos y el completo sojero, o es un tema en el que se achican las diferencias partidarias?

-He presentado el mes pasado un proyecto de creación del Observatorio de agroquímicos, tendrían que integrarlo el INTA, el CONICET, las universidades nacionales, para que actúen como garantes y lugar de referencia para que el Estado y la sociedad tengan información correcta sobre el tema. Es muy complejo y hay muchos intereses y sería la única manera de que el asunto pueda transcurrir por un camino racional. Hay que hacerlo rápidamente. A veces las municipalidades no cuentan con la información que se sostenga, pero si la Universidad o el INTA dicen qué está contaminado, los municipios tienen más herramientas para enfrentar intereses que son muy fuertes. Hay que dar ese respaldo, ayudaría muchísimo a que se tomen soluciones racionales que respeten el interés de los ciudadanos.

 

-¿Cómo se puede comparar el estado actual de la ciencia, la técnica y la educación con lo ocurrido en la década del ’90?

-Estamos viendo la destrucción del Estado con una velocidad que no se llevó a cabo en los ’90. La destrucción del neoliberalismo en los ’90 fue paulatina, y llevada a cabo por políticos. Esta destrucción ha sido mucho más rápida, con niveles de crisis peores que en 2001 en algunos casos, con la industria destrozada. Este gobierno es un gobierno de empresarios, que se encontró en el poder y lo que ha tomado es un manual del FMI y llevó a la práctica ese manual, sin disponer de un plan para la Argentina. Es un gobierno de empresarios que hace negocios para sus amigos y no tiene un plan específico para la Argentina, sino que compra soluciones enlatadas en el exterior. Para las potencias que controlan la economía mundial, una Argentina que haga satélites, venda reactores nucleares o consolide su proyecto energético independiente, no es una Argentina que les guste, sino que les compite. Nos ponen en el lugar de productores de materias primas, soja, maíz, trigo, un poco de gas y petróleo. Ese modelo nos proponen de afuera y el conocimiento y la ciencia en ese marco no tienen sentido. No hay posibilidad de desarrollo.

 

-¿Crees que esta situación tiene impacto en la comunidad, que hay conciencia de la ciudadanía y que es un tema de interés público?

-Desde el punto de vista de la realidad de los argentinos, diría que es tremenda, hay gente que no puede comer o curarse. Argentina estaba pronta a erradicar la pobreza y el hambre. Pero se instaló el hambre de vuelta en la Argentina de Macri y los niños son los más perjudicados. Hay tarifazos impagables, desempleo. Hay una percepción de la destrucción del conocimiento, porque había un orgullo de que la Argentina hiciera su satélite, de que tuviera científicos pensando en solucionar enfermedades y fabricar fármacos. Hay una percepción de que esto se está perdiendo. Se ve que no está la beca Progresar, que atacan a las universidades, que a los investigadores los tratan de ñoquis y los expulsan del país, cierran el INTA, vacían la Agricultura Familiar. Hay dos niveles de percepción: el presente es muy malo y el futuro, de continuar estas políticas, también va a ser muy malo.

 

-¿Esta situación y tu mirada o la del sector que representás, es consultada solo por medios alternativos, o también por los dominantes y concentrados?

-En estos días hubo altísima demanda de muchos medios, el 80 o 90 por ciento son medios cooperativos, relacionados con los sectores populares, radios que atienden a sus comunidades, pero los medios concentrados en alguna medida se han mostrado inquietos, lo han hecho diarios como La Nación, Clarín, Perfil, ha habido reacciones en las redes sociales. Es una discusión que al gobierno le preocupa, es un punto que no puede defender. Hablan de la Argentina moderna y de modelos como Australia, pero ponen sobre la mesa ejemplos que invierten cuatro veces más que acá. Acá echan científicos, les cuesta explicar y hacer coherente el discurso, porque el modelo es ir hacia el subdesarrollo y la periferia. Hay medios absolutamente comprometidos con el gobierno, que tiene una gestión soportada desde afuera, con apoyos al plan que hambre a los argentinos y que viene de afuera. Pero hay cosas que no pueden ocultar.

 

-¿Crees que Cristina tiene que ser candidata a presidenta, o querés eso al menos?

-Desde el punto de vista personal, y como piensan muchísimos compañeros y ciudadanos, quiero que Cristina sea candidato a presidenta. No me cabe duda. Queremos a Cristina. Ella obviamente hará lo que considere que es mejor para vencer a Cambiemos. Estamos construyendo este frente pese a las operaciones mediáticas. El nuevo gobierno tendrá una tarea muy fuerte. Esperemos que la compañera acepte ser candidata a presidenta y si no va a seguir siendo nuestra referencia política.

 

Información adicional

  • archive:
Visto 593 veces Modificado por última vez en Martes, 16 Abril 2019 23:46

Publicidad
  • "El pueblo aprendió que estaba solo y que debía pelear por sí mismo y que de su propia entraña sacaría los medios, el silencio, la astucia y la fuerza". Rodolfo Walsh