Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más en esta categoría: Autobuses Santa Fe: Pedehontaá pidió que Beverinoti "cumpla su rol de empresario" Durango considera que Pichetto no le aportará votos a la fórmula

Peligro: una fórmula llena de odio

Por Publicado Junio 11, 2019
Valora este artículo
(0 votos)

Por Juan Pablo Gavazza

El anuncio de que Miguel Pichetto será el candidato a vicepresidente de Mauricio Macri tuvo en las redes sociales una recepción humorística por una porción de la opinión pública.

 

Y sin embargo se trata de un mensaje peligroso: la fórmula macrista es un combo cargado de odio, un vuelco hacia la ultraderecha que aproxima a Cambiemos al bolsonarismo o a las expresiones más fascistas que tienen éxito en distintas partes del mundo.

 

La burla respecto de los votos que puede juntar Pichetto ignora, por un lado, el riesgo que significa esa apuesta al machismo exacerbado, a la xenofobia y la persecución política, y por otro lado desecha una situación que es necesario poner en primer plano: las maniobras tendientes a concretar un fraude electoral.

 

Macri-Pichetto es una fórmula que -a contramano de lo que quieren vender el oficialismo y sus medios alineados- no presupone apertura y tolerancia, sino todo lo contrario: la promesa de pasar por encima cualquier diversidad o política progresista.

 

Por algo antes hizo la prueba con Ernesto Sanz: la orientación de la fórmula es la ultraderecha brutal. Machos y fachos capaces de expresar de modo rotundo su odio por los feos, sucios y malos, que pueden ser pobres, extranjeros o zurdos. Charly García dijo que los dinosaurios van a desaparecer, pero no cuándo. Ni cómo.

 

Si el radicalismo ha sido hasta ahora llevado de las narices y humillado por un espacio político que lo redujo a la nada aunque se aprovechó de él, en este caso afronta un dilema que debería ponerlo de veras en discusión.

 

Los partidos populares de la Argentina tienen sus contradicciones y agachadas históricas: hay radicales que golpearon las puertas de los cuarteles y dirigentes que hoy mismo practican la persecución política de modo cotidiano (Gerardo Morales en Jujuy es un ejemplo vivaz).

 

Si no hay una reacción de los radicales que tienen otra orientación y reivindican su historia de honestidad y defensa de los derechos cívicos y ciudadanos –se supone que hay radicales así- la nueva maniobra del macrismo los arrastrará a lo peorcito de su historia.

 

No causa ninguna gracia que la política argentina tenga espacio, en esta hora, para una fórmula Macri-Pichetto. Al contrario, es un peligrosísimo dato de la realidad, que hay que tomar de ese modo, sabiendo claramente que si tiene un potencial electoral la Argentina que viene será todavía más facha, más desigual, más triste, más máchista, más oscura.

 

Visto 165 veces Modificado por última vez en Martes, 11 Junio 2019 18:51

Publicidad
  • "El pueblo aprendió que estaba solo y que debía pelear por sí mismo y que de su propia entraña sacaría los medios, el silencio, la astucia y la fuerza". Rodolfo Walsh