Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más en esta categoría: Activismo Gordx: “La diversidad de las cuerpas y el deseo” Carrió reivindicó la tortura en nombre de la obediencia debida

Macri, el primer irreverente de la institución presidencial

Por Publicado Julio 03, 2019
Valora este artículo
(0 votos)

Por Juan Carlos Martínez

El episodio en el cual Mauricio Macri fue objeto de una más que pesada broma en Suiza por parte de cuatro jóvenes argentinos ha abierto una polémica, particularmente en las redes sociales.

 

El cálido saludo al que el presidente argentino respondió bajando la ventanilla del auto en el que se desplazaba se transformó en un sorpresivo intento de escrache. Mientras Macri extendía su mano derecha para estrechar la mano de uno de los jóvenes, éste agregó al saludo un brevísimo mensaje de alto contenido político: “vamos a volver” le dijo a viva voz y allí terminó la escena.

 

Como es lógico, el episodio ha sido recibido entre críticas y aplausos. Los que no están de acuerdo con el escrache hacen hincapié en la necesidad de respetar la institución presidencial, mientras que los que justifican la actitud de los jóvenes agregan una serie de argumentos que incluyen las múltiples irreverencias que Macri ha cometido y comete contra su propia investidura.

 

La pregunta obligada: ¿Tiene autoridad moral Macri para sentirse víctima de una irreverencia hacia su investidura? ¿O acaso en los tres largos años como presidente no ha sido el que hizo de la irreverencia un culto?

 

Podríamos ofrecer un rosario de hechos que reflejan su permanente irreverencia hacia la institución presidencial y su total y absoluto desprecio por la Constitución y los tratados internacionales. Algo más. Por ejemplo, nombrar por decreto a jueces de la Corte Suprema, hacer trizas la independencia de poderes, pasar por encima del Congreso para comprometer la soberanía política, económica y militar del país, aplicar políticas económicas que producen hambre, desempleo y otras calamidades en amplios sectores de la sociedad.

 

Y algo no menos grave como es mofarse de los derechos humanos al calificar su ejercicio como un curro. Que es como faltarle el respeto a las treinta mil víctimas del terrorismo de estado, a quienes sobrevivieron a tanto horror y a sus familiares y a todos cuantos mantenemos en alto las banderas de Memoria, Verdad y Justicia. Por eso decimos que Macri es el primer irreverente de la institución presidencial.

 

Visto 166 veces

Publicidad
  • "El pueblo aprendió que estaba solo y que debía pelear por sí mismo y que de su propia entraña sacaría los medios, el silencio, la astucia y la fuerza". Rodolfo Walsh