Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más en esta categoría: Wainfeld en PTT: "Las banderas que eran de minorías pasaron a ser banderas de mayorías" "Para los medios autogestivos no hay momentos de calma"

Félix Crous en La Kermés: las drogas, la Corte retardataria y la inquietud por Milani

Por Publicado Julio 23, 2013
Valora este artículo
(0 votos)

El último sábado, el procurador general en Narcocriminalidad, Félix Crous, fue entrevistado en La Kermés. Habló de su cargo, advirtió que es "una canallada" interpretar que son "un peligro" los pibes que se fuman un porro, fijó posición frente a la reforma judicial y manifestó cierta "inquietud" por la situación del jefe del Ejército.

 

Parte de la entrevista fue publicada por El Diario, el último lunes.

El procurador contra la Narcocriminalidad a nivel nacional, Félix Crous, aseveró que “hacer marketing” con detenciones a consumidores de marihuana en las plazas es “una canallada” que busca “hacernos creer que el pibe que fuma un porro es peligroso”. También afirmó que el cultivo de cannabis para consumo personal o grupal es una forma de combatir el narcotráfico.

Crous advirtió que a la hora de analizar el impacto social de las drogas y su problemática, hay que fijar la atención más en el alcohol y los sicofármacos que en otras sustancias. “La señora que se indigna y cree que estamos en el último de los infiernos tiene que mirar su mesita de luz y después ver cuánto chupan en los asados de su familia. Y después, todo lo otro. Porque a nivel Salud Pública esto es lo que nos está destruyendo”, afirmó.

El funcionario habló sobre la problemática de drogas durante una entrevista en www.radiokermes.com, en la que consideró que las Policías del país están en proceso de “reentrenamiento”.

El papel policial

En La Pampa, desde la Policía se han hecho sonar cuestionamientos al fallo de la Corte Suprema de Justicia que despenalizó el consumo de marihuana. Incluso después de esa decisión es notable cómo las fuerzas de seguridad -tanto la Policía Provincial como la Federal- publicitan operativos en los que decomisan plantas de marihuana.

Crous opinó que en general, a nivel nacional, “las Policías han llegado a una política sensata de no perseguir al tenedor. Hay un proceso de reentrenamiento de las fuerzas de seguridad sobre la mirada que deben tener. Hay una despenalización vía jurisprudencia (el fallo de la Corte Suprema de Justicia) que permite a las fuerzas de seguridad ahorrar energías y por otro lado respetar los derechos de los usuarios. No es un fallo caprichoso, responde al resguardo constitucional de una conducta privada”.

Señaló, entonces, que “quien quiera hacer un poco de marketing deteniendo consumidores en la plaza y alimentar un discurso perverso haciéndoles creer a los vecinos que el chico que fuma un porro es una persona peligrosa... es un canalla el que hace eso”, redondeó.

Añadió: “El usuario de drogas, concretamente de marihuana, y que esté cultivada por él mismo para consumo personal y eventualmente de consumo grupal, es un muchacho que no quiere tratar con narcotraficantes porque es una situación que le resulta peligrosa y desagradable; y además quiere saber lo que consume. Esto es romper el circuito del tráfico, es una conducta libre y protegida por la Constitución, y objetivamente combate el narcotráfico. El horticultor, el que tiene en su casa una planta y produce lo que consume, combate el narcotráfico. El que no entiende esto está trabajando a favor del nacrotráfico y no al revés. Es un asunto para pensar sin prejuicios”, aseveró Crous.

Satanización y sistema penal

“Argentina es el primer país del mundo en consumo de sicofármacos, en porcentaje por habitante. Ante una angustia existencial nos empastillamos; y si el médico no nos da nada, ese médico ‘no sabe’. Es un tema cultural y a la industria farmacológica le va fenómeno con una sociedad que vive intoxicada, que se droga para amanecer y se droga para dormir”, apuntó Crous.

Insistió en que desde esa mirada “algunas sustancias son satanizadas y otras son perdonadas socialmente porque es un negocio que no se ha decidido prohibir. No digo que las sustancias prohibidas por la ley sean inocuas, pero sí que pensar estos asuntos de manera profunda es pensarlos antes del Derecho Penal, no después”.

Más tarde, Crous habló de algunos de los alcances del sistema penal: “Nuestra Procuraduría de Violencia Institucional ha desenmascarado algo que nadie quiere mirar. La respuesta que le da nombre a nuestra disciplina, la pena, la jaula donde va a parar la gente, siempre los mismos, además -jóvenes y pobres- es una expresión extrema de la violencia incontrolada. Las cárceles siguen siendo las mismas del siglo XIX, en condiciones bien próximas a un centro clandestino de detención. Se elaboran y reelaboran teorías en las universidades, en esos lugares tan confortables, bajo cobijo, pero nuestra práctica es una picadora de carne humana”, afirmó.

Completó, además, remitiendo a una definición de Eugenio Zaffaroni: “Vivimos en una criminología mediática, las sociedades están cruzadas por una hiperestimulación paranoica por parte de los medios de comunicación; estos asuntos se procesan bajo el calor de los medios que viven del pánico social. Pensar una sociedad con menos reacción violenta es un desafío muy arduo, pero que hay que abordar”.

El cargo

Crous explicó que su cargo es parte de las “estructuras nuevas que se crearon, haciendo una reingeniería sobre toda la superestructura (de la Procuraduría General). Son grandes unidades de trabajo que pretenden crear una masa crítica de información y reflexión, que sirva de asistencia para los fiscales, con potestad de intervención directa cuando se evalúe que es necesario y para articular con otros organismos del Estado y con la comunidad. Estamos en esa etapa de transformación macro”.

Hizo notar que desde ese lugar “tenemos un presupuesto que es notablemente inferior al del Poder Judicial de la Nación, y tenemos que abordar una tarea que es casi la misma. Todos en el Ministerio Público creemos que tenemos que ir hacia un sistema acusatorio. Toda la escala del ministerio tendrá que ser repensada, hacia una función más moderna y con otra dimensión”.

También advirtió que “el Ministerio Público conduce la faceta judicial de la investigación, no deberíamos abarcar más de lo que nos corresponde, aunque nos informemos y tengamos una mirada completa y abarcativa de adónde va este fenómeno, que no merece un tratamiento unidireccional”.
Opinó que “en la medida en que la cuestión penal opaque las otras facetas que tiene la cuestión del uso, abuso y dependencia de sustancias químicas prohibidas, produce una satanización del fenómeno e impide hablar seriamente de la complejidad del asunto”.

Milani: “Comparto la inquietud”

Félix Crous conoce como pocos, a partir de su tarea investigativa, la historia del terrorismo de Estado en Tucumán y puntualmente el Operativo Independencia. Desde ese lugar, advirtió que comparte “la inquietud de los que están inquietos” por la designación de César Milani como jefe de Ejército.

Crous dijo en “La Kermés”: “Me estoy enterando como todos, con la información que es pública, el debate y la controversia. Yo impulsé la reapertura de las causas en Tucumán, conozco muy bien cómo funcionaba, fui el denunciante de las causas del Operativo Independencia. Nadie estuvo comisionado en el Operativo para cumplir un rol secundario, sobre todo si después pasó a la especialidad Inteligencia. Había algún mérito en la tarea anterior y la demostración de capacidades específicas”.

Añadió: “Se menean denuncias concretas, habrá que ver qué volumen y verosimilitud cobra esto. Desde luego que alguien que haya estado destinado no a un ensayo sino al principio del terrorismo de Estado en la Argentina, una campaña de exterminio, puede mostrar el mejor perfil para conducir un Ejército democrático. Comparto la inquietud de todos los que están inquietos”.

La Corte “ha honrado lo peor de la tradición”

Acerca de la reforma judicial, Félix Crous dijo que “es un proceso que nos entusiasma y nos sorprendió. El fallo de la Corte (impidiendo el voto popular para integrantes del Consejo de la Magistratura) es la estación de un camino. La Corte hizo lo que tenía que hacer, defender, reaccionar con sus anticuerpos frente a un proceso que la interpelaba. La Corte no es un actor dinamizador, sino un actor regresivo, aunque se diga desde luego que es una Corte mucho más prestigiosa que la Corte menemista... y bueno fuera, ¿de qué estamos hablando?”.

Insistió: “Aunque haya dictado interesantes fallos, cuando se juega lo importante, el alineamiento con los poderes importantes, donde se juega la plata, donde se juega el poder, (la Corte) siempre ha jugado del mismo modo. La historia del Poder Judicial es una historia retardataria: cuando la Corte tuvo que afirmar o desproteger la soberanía popular, eligió desprotegerla, lo hizo en el ‘30 con la cordada que validó un golpe de Estado y lo hizo en 2013 cuando los poderes populares decidieron que había que elegir a unos señores que aun formando parte de una elite debían ser elegidos para elegir a los jueces... y ni siquiera el pueblo estaba habilitado para eso. Se ha honrado lo peor de la tradición. Forma parte de los obstáculos, no los aliados”.

Visto 1535 veces

Publicidad
  • "El pueblo aprendió que estaba solo y que debía pelear por sí mismo y que de su propia entraña sacaría los medios, el silencio, la astucia y la fuerza". Rodolfo Walsh