Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más en esta categoría: "Van a acordar Estados Unidos y Rusia y necesitamos que el Papa esté en esa mesa" Félix Crous en La Kermés: las drogas, la Corte retardataria y la inquietud por Milani

Wainfeld en PTT: "Las banderas que eran de minorías pasaron a ser banderas de mayorías"

Por Publicado Agosto 26, 2013
Valora este artículo
(0 votos)

Mario Wainfeld fue entrevistado en Periodismo Turno Tarde (PTT). Acá podés leer y escuchar la entrevista completa.

 

Además de hacer una lectura de las elecciones, habló de varios temas. Djjo, sobre la Ley de Medios, que "la Corte ha dejado que Clarín siga haciendo tiempo durante muchos años. Y ha dejado que la causa se eternice". Aseveró que "Milani no debería ser Jefe del Ejército". Y sobre el papel de Página/12 y sus periodistas en la actual coyuntura política y social, apuntó: "nosotros tenemos una trayectoria. Pedimos juicio y castigo, derogación de las leyes de obediencia debida y punto final, anulación de los indultos y todo eso lo hizo el gobierno. Nosotros no tenemos otra que estar a favor. No tenemos que posar de periodistas independientes, gatafloristas que se oponen a todo lo que hacen todos los gobiernos. Lo que pasa es que ciertas banderas eran banderas de minorías durante muchos años y ahora pasaron a ser banderas de mayorías".

 

 

 

 

Wainfeld analizó los resultados de las PASO: “En orden totalmente caótico: primero que son, salvo en los lugares donde ha habido internas, donde se han definido posiciones que han reconfigurado el escenario, en los demás lugares, sencillamente, las PASO han sido una suerte de trámite. Yo creo que, muy relevante pero, hay que tener claro que no se han elegido autoridades nacionales ni provinciales. Por lo tanto, los resultados son provisorios. Esta es una primera aproximación, a la que yo le agregaría que, los resultados son importantes. Mi percepción es que no van a cambiar tanto. Muchos que, en promedio, más o menos se van a sostener pero, justamente en las diferencias o en los detalles van a hacer foco las respectivas campañas”.

“Yo no creo, por ejemplo, que Hermes Binner, que gano por 20 puntos en Santa Fe, o Uribarri que gano por un porcentaje parecido en Entre Ríos, puedan perder la elección. Podrán bajar un punto… Creo que, algunas diferencias se van a sostener. En tendencia. Después, habrá que ver. De todas formas, nada está dicho del todo. Esta es la primera cuestión”, agregó.

“La segunda, que es una obviedad que hay que matizar, es que fueron 24 elecciones en 24 distritos diferentes que tienen su historia, su lógica y que sin duda, han tenido alguna característica política. Por eso, tomando el caso del Frente para la Victoria, ha ganado, por ejemplo, o sus aliados, en Santiago del Estero con el 60% de los votos. O en Tucumán, con un porcentaje altísimo. O en  Río Negro, muy cómodo. Y también ha tenido derrotas en los 5 distritos más grandes de Argentina. En algunos, por márgenes muy altos y no es fácil dar una explicación única frente a esto. El Frente para la victoria salió primero, segundo, tercero y cuarto en diferentes distritos. Esto dice, y le paso a muchas fuerzas que tienen distinta representación en diferentes provincias. Al radicalismo, al Pro de Mauricio Macri le puede haber pasado lo mismo. Entonces, es difícil una síntesis general. Y sobre todo, el Frente para la Victoria es la fuerza nacional más potente; el radicalismo es la segunda y tercera no hay. Es decir, hay dos fuerzas nacionales que tienen mucha diferencia de tamaño, de adhesión, de poder, y demás. A pesar de esta cuestión, de que ha habido 24 pronunciamientos provinciales, hay un mensaje nacional, creo yo, que es, en parte para la oposición (pero es un mensaje difuso y diseñado) y hay un mensaje general para el gobierno nacional. Y el mensaje para el gobierno nacional, no hay modo de evitar notar que, es un mensaje crítico. Es decir, no ha sido una buena elección del gobierno nacional. Número más, número menos, es de las dos, la peor. Entre la de 2009 y ésta, ha habido un tono crítico de la ciudadanía argentina, que se ha expresado con enorme diversidad pero, el promedio da un mensaje crítico”.

- En 2009 se dio un resultado electoral, no sé si parecido pero con una derrota del oficialismo en Provincia de  Buenos Aires. De ese momento, el gobierno nacional salió redoblando la apuesta con iniciativas y leyes que no estaban hasta ese momento en la agenda política y que le permitieron en cierta manera, retomar la iniciativa. ¿Eso se puede repetir o el gobierno se va a mantener inalterable hasta octubre con la línea que viene desarrollando hasta ahora?

- A mí me parece que en esa comparación, interesante por cierto, hay un episodio en el medio que es importante. El gobierno, en 2009, perdió una elección que es la equivalente a la que ahora es en octubre y que todavía no se hizo. Es decir, creo que hay dos tramos de la cuestión: hay que ver qué hace el gobierno hasta la elección de octubre y qué hace el gobierno para manejar la situación, todo lo que sea “la realidad argentina” hasta 2015. La elección tiene una especificidad, y el gobierno, de acá a octubre tiene, además de toda la gestión (que funciona 24 hs por 24, siete días a la semana) tiene un objetivo específico que cesa en octubre y que es recuperar algunos votos. No se sabe cuántos pero, recuperar algunos. En se lapso, para mí, el gobierno no tiene al alcance medidas del tipo de las que le permitieron cambiar el parecer de los argentinos entre 2009 y 2011, ¿se entiende lo que digo? Es decir, el paquete de medidas y de acciones que el gobierno que el gobierno produjo durante ese período, se produjo en dos años. Y produjo un cambio en el talante del humor social en dos años. El gobierno no tiene al alcance, en dos meses, medidas de este tipo porque, yo creo, siquiera existen al alcance de la imaginación. El gobierno puede hacer algunas cosas, puede cambiar algunos gestos, (yo creo que tiene que hacerlo) puede lanzar señales pero, hasta octubre no puede hacer mucho. A mí ver, de acá, agosto de 2013 hasta agosto de 2015 el gobierno, que es uno hiperactivo, hiperreactivo, que siempre reacciona ante los hechos y que cambia mucho su agenda, mucho más de lo que se le reconoce, y mucho más de lo que dicen los propios oficialistas, va a tratar de hacer muchas cosas, de recuperar el favor popular y de gobernar en el sentido en que ha tratado de gobernar, consiguiendo consensos. En ese sentido ha conseguido largos consensos tomando medidas de todo tipo: económicas, sociales, culturales, simbólicas, de ampliación de derechos, que le han valido el favor de distintos sectores. Yo estoy convencido de eso, porque sería asombroso que se quedara quieto (por decirlo así) y también sería asombroso que no tuviera capacidad de adaptarse al nuevo escenario político argentino y mundial, ¿no? A todos los cambios que suceden en dos años, en un mundo convulsionado.

Ahora, lo que puede hacer de acá a octubre, me parece que tiene que ser un capitulo, y uno que, sin duda, va a ser más rápido y más complicado.

- Vos alguna vez  dijiste que en las legislativas y en las PASO, en general, el electorado se comporta de una manera más aventurera. Es decir, por ahí elige candidatos que de otra manera no lo haría, ¿vos crees que, dados los resultados de las elecciones del domingo, se puede comportar de una manera más tradicional, más convencida?

- El electorado en las elecciones legislativas se dispersa más y es más expresivo. Puede permitirse esto, darse algún gustito, votar a alguien a quien no votaría para gobernar pero que si le parece interesante que este en el congreso. Yo creo, de todas maneras, que eso ocurre en algunas de las provincias argentinas y no en todas, y que ocurre en una proporción reducida de los votantes. La mayoría de los votantes han realizado elecciones tradicionales. Los grandes ganadores del domingo pasado son figuras políticas conocidas, de fuerzas políticas reconocidas. No ha ganado un partido asombroso, que surgió de la nada. Evidentemente hay una dispersión del voto. Esta corroborado históricamente. Las series estadísticas dan que todos los presidentes argentinos que hubo desde 1983, hicieron su mejor elección en las presidenciales y lejos de las parlamentarias en las que le fueron bien. Igualmente, no tengo dudas de que hay una capacidad expresiva mayor. Habría que mirar, todavía, más en detalle. Yo no sé en cuántas provincias, a la hora de elegir diputados, no se han expresado, esta vez, como bipartidistas. Es decir, no sé en cuántas provincias, que son unas cuantas, y en algunas es muy evidente porque eligen dos diputados o tres. Es un comportamiento bastante sencillo.

- Dos situaciones nos sorprendieron: una es que en Provincia de Buenos Aires los diputados del Frente para la Victoria sacaron más votos que los diputados por el massismo. Y la otra es la cantidad de votos que tiene Lilita en Ciudad de Buenos Aires, ¿tiene una explicación?

-  Para serte franco y honesto, la cuestión de los votos provinciales la estoy mirando y preguntando a la gente que conoce provincia de Buenos Aires, porque yo creo también, que uno no puede considerarse un “todólogo” y menos uno que explica todo a los cinco minutos. Entonces, ahí hay una vastedad de factores. Habría que ver. No me siento calificado para explicarlo hoy.

En lo que respecta a Lilita, a mí me sorprendió aun cuando estaba cantado en las encuestas. Elisa Carrió es una figura mimada por el electorado porteño, históricamente. Le ha ido bien muchas veces. Ya nadie se acuerda de que es chaqueña, ¿no? Digo, en Chaco creo que no se acuerdan. Y es una candidata especialmente de las etapas de crisis y es una candidata fiscal. No es una constructora de partidos sino destructora, pero es una figura mediática muy fuerte que en los momentos de crisis emerge, de alguna manera, y tiene un ascendente. Para el electorado porteño ella ha sido figura en la cual divide su voto.

En una etapa en que, determinados aspectos críticos sobre el gobierno, y muy básicamente, las denuncias sobre corrupción y las hipótesis de que va a terminar y demás, ella sobre un predicamento… además, la única elección mala que hizo es la de 2011, las anteriores no fueron malas. En 2011 hubo una oleada nacional muy fuerte, una especie de consenso extendido de la ciudadanía de apoyar a Cristina Fernández de Kirchner y ella no tenía lugar. No era su momento.

- La otra cuestión que nos resultó llamativa de las elecciones de las PASO es la buena campaña que hicieron los partidos de la izquierda más tradicional.

- Sí. Los partidos de la izquierda más tradicional, sobre todo, el Frente de Izquierda de los Trabajadores (FIT), ha hecho una buena elección. Creo que favorecido por el carácter expresivo del voto, ¿no? Por ahí los votaron personas que no los van a votar. Yo me asombraría si crecieran sus votos, pues creo que no los volverían a votar. Lo que sí creo es que, el FIT, lo que ha hecho muy bien es que, a pesar de que se ha quejado mucho del mecanismo de las PASO, es tomarle la mano. Encontrar mecanismos para convocar al voto en las primarias, un planteo publicitario bueno, no con el estilo tradicional de las fuerzas de izquierda, con un discurso duro, extremo, radical ¿no? Por supuesto que, democrático pero, no radical en sus propuestas. Ha encontrado otra forma de comunicarse diferente, de valerse de la publicidad oficial que se reparte con bastante equidad; desde el punto de vista de la ley, con absoluta equidad. Después, los partidos oficialistas y en especial, el nacional, tienen más espacio, más posibilidades. Esta fuera de discusión, pero, de todas formas, es mucho más igualitario el sistema actual. Y el FIT ha encontrado ese mecanismo. Por otro lado, tiene un desarrollo territorial que se da sobre todo en su presencia en las organizaciones sociales que en esta etapa, si bien algunas han crecido al calor del kirchnerismo, otras han crecido en su contra, pero todas han tenido posibilidades de desplegarse. En contra de lo que se dice, esta es una etapa estable, de respeto a la protesta social,  y de eso sacan partido todos. Entonces, hay una base territorial y una base de organizaciones sociales y militantes que tiene la izquierda, y hay una buena capitalización de los mecanismos de las PASO. Pidiendo el voto, diciendo “déjennos participar, déjennos estar”. Y creo que eso remata, incluso, en que van a tener representación en el congreso. Me parece que Néstor Pitrola en la provincia de Buenos Aires, tiene muchas posibilidades. Y en la Ciudad de Buenos Aires… son los que he visto más de cerca, ¿no? En la provincia de Salta, por ejemplo, les fue muy bien pero tienen que sacar mucho porcentaje de votos porque son muchos diputados. En cambio, en la provincia de Buenos Aires, con un 4% tenés un diputado prácticamente seguro; en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires necesitaras 7, 8, 9 puntos para entrar. A mí me parece que va a tener uno, dos, o hasta tres diputados y, le encontró la mano al juego democrático dentro de lo que es su volumen, ¿no? No va a competir con el peronismo, ni con el radicalismo, o el PRO, o el Frente Renovador de Massa en la cantidad de diputados que tienen. Pero le encontró un lugar, y seguramente, un nicho de opinión. Como te decía al principio, las PASO permiten este tipo de elecciones. La elección presidencial, me parece que, no está en sintonía las mayorías populares que se dan en este caso.

- ¿Recordás algún tratamiento mediático tan extremo respecto de una elección, como el que se da en este momento? Es decir, las lecturas al otro día, desde los dos bandos, ¿no?

- Me parece que, en general… yo estoy tan metido en eso que, por ahí me cuesta ver. En este momento, en Argentina, hay una gran polarización mediática, sin ninguna duda, como no la hubo en otros momentos. Yo recuerdo, y no lo he estudiado ni analizado en estos días, que en 1999, cuando emergió la Alianza frente al menemismo, y más allá de que el kirchnerismo no es, obviamente, el menemismo pero, tiene una característica parecida en lo que refiere a la prolongación de los gobiernos, a la reelección y demás. Entonces, cuando apareció la Alianza y dejó toda la sensación de vencer al menemismo, creo que hubo una convulsión en el tratamiento. Lo que me da impresión de que, el tratamiento mediático tenía menos disputa interna, porque el menemismo tenía menos apoyos, ¿no? Yo creo que es bien posible que, algo que también viene pasando de antes, que es la gran discusión intramedios y la gran politización que ha habido de los medios, tal vez símarque una cuestión diferente. Pero te podría hacer esa pregunta al revés, ¿vos recordás una semana antes de las elecciones, que hubo una polarización tan grande entre los medios?

- Tanto desde los medios como desde distintas fuerzas políticas se llamaba a hacer un “voto útil”, ¿existe un voto que sea inútil?

- No, No. Voto inútil no existe. Lo que sí puede existir, como jerga, es llamar a un voto práctico, pragmático. Le pusimos “voto útil” (y digo “le pusimos” porque yo también lo uso) para señalar que el voto no sea solo expresivo sino también táctico, en el cual elegís o te inclinas por una alternativa que por ahí no es la que elegirías en abstracto sino la que elegís en ese momento político. Es decir, yo quiero favorecer al gobierno. No soy oficialista pero, por ejemplo, de acá a octubre, para ponerme en el argumento del voto útil: yo no soy oficialista y estoy un poco fastidiado con el gobierno, no estoy del todo de acuerdo. Pero, ahora advierto que la oposición tampoco me parece fascinante y que por otra parte, tal vez el gobierno quede un poco debilitado, lo cual no es conveniente para la gobernabilidad, para mis intereses como ciudadano, ¿no? Mejor que haya un gobierno que tenga controles. Entonces, yo que no soy oficialista voto al kirchnerismo. Por el contrario, ¿no? Incluso utilizando un argumento que va a dar para conversación. En la provincia de Buenos Aires, los votantes de Francisco De Narváez que evidentemente son un núcleo bastante radical, antikirchnerista, ¿pueden desplazarse hacia Massa que tiene un discurso más ambiguo y más borroso y que claramente es el adversario del kirchnerismo para ganarle? Yo imagino que pueden hacerlo con el argumento de “yo quiero ganarle al kirchnerismo”. Esto no pasó en 2011 o pasó en muy pequeña medida entre los candidatos presidenciables entre agosto y octubre. Es por eso que la diferencia fue tan grande. Pero puede haber un voto en el que vos, como votante… hay muchos votantes, y yo me incluyo, que votamos como si fuéramos una agrupación. Es decir, yo pienso el voto como si tuviera 10 mil votos, ¿no? Cuando en realidad, si uno mira las tendencias, que yo vote o no vote no cambia nada. Lo cual es cierto y es falso, porque en definitiva el caudal electoral es una suma de votos que se expiden individualmente. Pero uno puede pensar en eso y en ese sentido puede cambiar el voto. Yo conozco, en esta ciudad, la mía, gente (estoy hablando de, no ya en el borde sino en el 1 x 10 mil o 100 mil, ¿no? Algo que es tendencia) progresista, afín al kirchnerismo, que en este trance previo prefirió votar a fuerzas de izquierda para que sobrevivan, para que pasen el piso. “Total deGspués voto a Cabandié o Filmus”, que son los primeros candidatos de acá. Y ahora votan a la fuerza de Claudio Lozano o al FIT porque está bueno que los tipos estén en carrera. O como Zamora, que también es un tipo mimado por el electorado porteño, dentro de sus posibilidades. Y en esta elección puede haber, en algunos distritos, sobre todo ayudados por los números de las PASO que son números muy precisos, porque la gente votó y dijo lo que pensaba, puede haber algun tipo de desplazamiento de los votos. Yo creo que eso no (distrito por distrito y cuesta pensar) logrará un desplazamiento mayor de 4 o 5 puntos porcentuales, en los lugares en que pueda moverlos.

- En las últimas horas, la Corte adoptó una decisión respecto de la designación de fiscales subrogantes por parte de la procuradora Gils Carbó y la calificó de ilegal. No sabemos mucho más que esto, ¿cómo lo ves a este tema?

- Tampoco leí el fallo de la Corte. He visto los apuntes periodísticos, vengo siguiendo el tema y me interesa. Me parece que esas designaciones son un recurso totalmente válido y hasta imprescindible de la jefatura de fiscales. Pero no he leído el fallo de Corte y debo ser cauto. A priori, yo pensaba que se sabía, incluso, que iba a venir esa resolución, y me parecía mala.  Me sigue pareciendo mala, viendo el título, pero no quiero hablar más, de algo que no estudié.

- ¿Y que puede significar esta convocatoria a una audiencia pública por el tema de la Ley de Medios? Como si ya no se hubiese discutido suficiente, ¿no? Este llamado a que cada parte lleve cinco amigos y vuelvan a discutir…

- “Yo quiero tener un millón de amigos”, o por lo menos cinco. Ahí sí, yo tengo una mirada. A decir verdad, yo escribí en una de mis notas que esto era posible, con información que me venía desde la misma Corte y que recibí hace un mes y pico, ¿cuál es la idea de esto que se llama, con los latinismos que usamos los abogados, “amicus curiae” o amigos del tribunal? Es que vayan sectores, organizaciones de la sociedad civil, representativa a agregar argumentos. Es decir, son parte para ver el expediente y para hacer presentaciones escritas argumentando. Algunas serán a favor y otras en contra, ¿qué busca la Corte con esto? Entiendo que, en primer lugar, nutrir el expediente. No es que la Corte no conozca qué piensa cada parte y estas organizaciones pero, buscan tener el expediente más dotado o más a la altura del debate público que existe. Uno podría preguntarse si la Corte no estaría haciendo tiempo con esto. Mi respuesta es que la Corte ha estado haciendo tiempo durante meses y años. Es decir, la Corte ha actuado como un referí que deja hacer tiempo a uno de los equipos que es Clarín, ¿no? Es como esos árbitros que en los partidos de futbol deja que el arquero se haga el distraído, o deja al jugador parar la pelota, dar vueltas o que no la coloca para sacar. Todas esas cosas, la Corte ha dejado hacer a Clarín e inclusive, alguna vez lo ha retado como esos referís que amonestan al arquero que hace tiempo, y todos los que sabemos de futbol sabemos que no lo va a echar, ¿no?

La Corte ha dejado que Clarín siga haciendo tiempo durante muchos años. Y ha dejado que la causa se eternice. Mi sensación es que, en verdad, una audiencia para que dentro de dos semanas las organizaciones presenten algún escrito o hagan algún planteo, no dilata tanto el juicio, en relación a lo que ya se viene dilatando. Y da una sensación de foro, ¿no? De que hay algo más. Y de hecho, una de las organizaciones que lo ha pedido, es una organización que en esto está mucho más cerca de la posición del gobierno, y que es una organización señera en las cuestiones de derechos humanos: el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS). Que tiene una presentación pidiendo ser Amicus curiae. Con lo cual, hay una intención de estos organismos de agregar argumentos que, tal vez, los abogados de estado no hayan agregado del todo y poder hacer pública esas posiciones. Mi percepción (que contiene un poquito de información pero que no es una información dura) es que, este trámite que va a insumir dos semanas y quizá alguna más, no dilata mucho el trámite. Y si yo tuviera que decir algo, no del todo intuitivo, pero que es lo que pienso y vengo escribiendo en mis columnas, es que el falle va a salir antes de octubre y no después.

- Siguiendo con la metáfora futbolera: el gobierno nacional pateó para adelante la designación de César Milani, ¿qué visión tenés sobre ese asunto?

- A mi ver, una vez conocidos elementos de sospecha sobre el Gral. Milani… es evidente que nadie puede decir que es culpable por delitos de lesa humanidad, porque nadie es culpable de nada hasta que no tenga una condena en regla al respecto, y Milani siquiera está procesado hasta el día de hoy. Y no sé si lo estará o si llegará a estarlo. A mi ver, dado a los exigentes parámetros que ha establecido el gobierno nacional para designar a la mayoría de las autoridades nacionales, en general, y respecto de las FF.AA en particular, con relación a las violaciones a los derechos humanos, la sola sospecha que recae sobre Milani, los elementos escritos que existen, las denuncias que existen en su contra, hacen inconveniente su designación. Y yo creo que, el gobierno no solo debía retirar o suspender el pliego de ascenso sino que también debió retirar la designación. Este es mi parecer, que está en línea con lo que plantearon varios representantes de los derechos humanos, entre ellos, el CELS.

Insisto. Nadie puede decir “ese hombre es culpable”, creo yo, seriamente. Entiendo a los familiares, entiendo a los militantes por los derechos humanos, a las Madres, que tienen larguísima trayectoria, insospechadas de ser opositoras al gobierno. Nadie puede decir que es culpable o represor, pero dado que este gobierno ha fijado niveles de exigencia muy altos, Milani no debería ser Jefe del Ejército. Y digo más, estoy totalmente de acuerdo con esos parámetros que ha establecido este gobierno, que son unos de sus logros más notables, como ha sido, en general, su política sobre derechos humanos. Las autoexigencia que ha establecido el gobierno, tal vez le complique algo en lo que el gobierno puede tener razones en cuanto a política militar, por decirlo de algún modo. O de política de inteligencia. Es decir, podría haber pensado en Milani por distintas razones y si se le encuentra esto, el gobierno (que es una especie de animal, de armiño que detesta cualquier mancha en su propio cuerpo) y dado su alto nivel de autoexigencia, debería ser más coherente, congruente con su propia trayectoria y no ascenderlo. De cualquier manera, el gobierno no ha interferido en la acción judicial, ni ha dicho que va a hacer nada relativo a esa cuestión. Y yo creo que, en el transcurso de los hechos, seguramente va a resolver el tema antes de la fecha de diciembre, que es la fecha en que deben tratarse los ascensos, y que no impide que Milani sea Jefe del Ejército ahora. Y tal vez, incluso, la justicia produzca algún hecho antes de las elecciones de octubre. Ningún hecho que produzca la justicia va a ser favorable a la decisión que, por ahora, sostiene el gobierno.

- Vos sos uno de los que forman parte del eje histórico de Página12, ¿qué sentís o qué pensas cuando es calificado como el boletín oficial del gobierno nacional?

- Siento que es una chicana que se puede decir. Todos estamos en la palestra. Los que tenemos algún grado de exposición tenemos que acostumbrarnos a que se nos discuta. Por lo tanto, estar ahí que nos digan lo que quieran, me parece bien. Yo creo que Página12, lo que resiste bien como medio y cada uno de los periodistas que la integramos, es un archivo. Es decir, nosotros no hemos cambiado nuestras posiciones. Lo que ocurre, simplemente, es que hay un gobierno que las refleja, que ha adoptado y emprendido como políticas públicas, muchos de los planteos que nosotros hacíamos. En materia de derechos humanos es evidente. Página12 es el único diario que ha sostenido la defensa de los derechos humanos en toda su trayectoria. Esto es, sobre todo, porque somos un diario que ha tenido una permanencia y en períodos de democracia. Otros diarios, surgieron mucho después que nosotros y los diarios más importantes a nivel nacional, han sido cómplices de la dictadura. Entonces, nosotros tenemos una trayectoria y encontramos un gobierno que… nosotros pedimos juicio y castigo, derogación de las leyes de obediencia debida y punto final, anulación de los indultos y todo eso lo hizo el gobierno. Nosotros no tenemos otra que estar a favor. No tenemos que posar de periodistas independientes, gatafloristas que se oponen a todo lo que hacen todos los gobiernos. Nunca lo hemos hecho, por otra parte. Hay gobiernos con los que hemos tenido posiciones muy contradictorias. Yo siempre dije, pataleé y proteste, como militante político y como periodista después, contra la privatización de YPF. Si se estatiza, estoy a favor. Nosotros también hemos criticado, inclusive en el pasado cercano, muchas cuestiones. Horacio Vervitsky y el CELS han criticado que se mantuviera la designación de Milani, en los mismos términos en los que te lo acabo de decir. Yo me he opuesto a la ley de ART, a la Ley Antiterrorista. Hemos criticado, incluso, la llamada democratización de la justicia, con la que en tendencia estamos de acuerdo. Es decir, nosotros tenemos una posición muy cercana, muy afín a los silogismos en grandes trazos. Pero esa posición es claramente congruente con las cosas que hemos planteado siempre. Y entonces, que me digan o que nos digan, como medio, lo que quieran. Que nos revisen los archivos, tema por tema y que revisen los archivos de quienes dicen estas cosas. Si total, es sencillo. Y, podemos tener, aparte, en el larguísimo plazo, alguna incongruencia. Básicamente, creo que no la tenemos. Tenemos posiciones históricas claras y en algunos puntos, por ejemplo, en esta cuestión de derechos humanos, en cuestión de derechos laborales y en otros aspectos hemos mantenido una posición crítica con un gobierno que, en general responde a lo que nosotros hemos levantado como banderas durante mucho tiempo. Lo que pasó, simplemente, es que esas banderas eran banderas de minorías durante muchos años y ahora pasaron a ser banderas de mayorías. Cosa de la cual yo me alegro, me congratulo y que, por supuesto, acompaño dentro de los límites de un pensamiento que sigue siendo crítico. Estoy orgulloso de estar en el diario en el que estoy, donde, por otra parte, todos los que escribimos teniendo lo que una “firma” podemos expresarnos con cierta diversidad, aún dentro de nuestro pensamiento común, que es muy fuerte y muy compartido. Pero, aun así, también podemos expresar ciertas diferencias o divergencias entre nosotros. Y creo que, en ese sentido, el diario que uno hace, ha sido perfectamente coherente desde el día que se creó hasta, por lo menos, hoy.

Visto 1894 veces Modificado por última vez en Martes, 27 Agosto 2013 12:14

Publicidad
  • "El pueblo aprendió que estaba solo y que debía pelear por sí mismo y que de su propia entraña sacaría los medios, el silencio, la astucia y la fuerza". Rodolfo Walsh