Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más en esta categoría: "Soy un militante de la vida" La resistencia del COMECUCO

“El voto electrónico abarata y optimiza el fraude”

Por Publicado Septiembre 11, 2017
Valora este artículo
(0 votos)

Las razones para impulsar el voto electrónico por parte del macrismo son un negociado millonario y la posibilidad de hacer trampa. No se puede concluir otra cosa después de escuchar el discurso claro y comprobado de Beatriz Busaniche, presidente de la Fundación Vía Libre que estudia el tema desde hace 14 años y que conoce sobre la cuestión todas las experiencias locales e internacionales.

 

Busaniche, entrevistada en La Kermés de los Sábados, advierte dos cosas clarísimas: 1) “Los sistemas mediados por una computadora están reñidos con los principios de la democracia”; 2) “El voto electrónico abarata y optimiza el fraude”.

 

Presidenta de la Fundación Vía Libre, licenciada en Comunicación Social de la Universidad Nacional de Rosario, Magíster en Propiedad Intelectual de FLACSO y candidata al Doctorado en Ciencias Sociales en FLACSO, Busaniche es docente en grado y posgrado en la Universidad de Buenos Aires y en FLACSO.

 

Durante la charla, mencionó casos concretos que vulnerabilidades y dejó en claro que es una mentira el discurso que toma al voto electrónico como un signo de “desarrollo” instalado en el “primer mundo”, porque ninguno de los países desarrollados lo utiliza, está en franco retroceso en Europa y en el mundo apenas tres países lo tienen como sistema: India, Brasil y Venezuela.

 

La entrevista completa:

 

–¿Cuál es la tarea que hace la fundación Vía Libre y desde cuándo?
–La fundación que presido es una organización que tiene 17 años. Se dedica a defender derechos fundamentales de la ciudadanía en entornos mediados por tecnologías de la información y comunicación. Velamos porque la adopción de tecnología no vulnere derechos constitucionales. Trabajamos en la protección de datos, el derecho a la privacidad de las personas, la protección de derechos políticos y culturales. Analizamos en qué medida las tecnologías benefician o perjudican.

 

–¿Cómo se financian?
–En general recibimos apoyo de organizaciones afines, por ejemplo de la Fundación de los verdes de Alemania. Es difícil sostener una organización de este tipo, pero se puede.

 

–¿Cómo hacen para que llegue a la gente común el interés por estas cuestiones?
–Lo que hacemos tiene que ver con el perfil de los integrantes de la fundación. Es una organización fundada e integrada por gente con perfil técnico. Está basada en personas con larga trayectoria en ese campo. Tratamos de llevar esas discusiones a personas que tienen distinta formación, hacemos mucha comunicación pública de nuestra tarea. En buena medida no es el trabajo de una organización de base, es muy de participación y asistencia a debates parlamentarios, por ejemplo. Nuestra primera tarea es informar al público y después tratar de incidir.

 

–¿Por qué interpretan que instaurar el voto electrónico es inconveniente?
–Venimos trabajando el tema desde el año 2003. Hemos investigado y dado seguimiento a distintas experiencias. La primera fue la del municipio de Ushuaia. Los sistemas mediados por una computadora están reñidos con los principios de la democracia. Todo el mundo creía, como un acto de fe, que las tecnologías para votar eran el futuro y que era inexorable avanzar en ese sentido. Desde entonces venimos diciendo que poner una caja negra que el ciudadano no comprende puede significar un avance en términos democráticos. La experiencia internacional con el correr de los años nos ha dado la razón. A principios de los 2000 muchos países tenían ese proyecto, pero ya a finales de la primera década países como Francia, Holanda, Alemania, empezaron el camino inverso, empezaron a abandonarlo. Quedó demostrado por varios equipos técnicos que era muy sencillo vulnerar el secreto del voto. Alemania en 2009 lo declaró inconstitucional, porque volvía oscuro el proceso electoral. Ya con la última elección de Estados Unidos, y la posibilidad de hackers rusos interfiriendo en la elección, avanzan en el abandono de este sistema. Como hay muchas empresas europeas que no pueden vender como antes, han venido a América Latina y ha prendido mucho el discurso técnico-utópico. Las tecnologías no son algo inexorable y hay puntos, como el acto de emitir el sufragio, donde es mejor no utilizarlas.

 

–¿Por qué otra cosa se contrapone el voto electrónico con la democracia?
–Está matemáticamente probado y nadie lo pone en cuestión, que es imposible construir un sistema electoral que permita velar, paralelamente y de manera apropiada, tres aspectos fundamentales de un sistema democrático: el secreto del voto, que es fundamental para su autonomía y libertad; la integridad del voto, en que el resultado respete plenamente la voluntad popular, que nadie manipule ese voto; y la transparencia del acto electoral. Esas tres cuestiones son las garantías básicas. No hay ningún sistema que permita cuidar las tres cosas en paralelos. Si ponés el voto electrónico, claudicás en alguna de estas claves, o en las tres al mismo tiempo.

 

–¿Qué crees que hubiera pasado en una elección como la PASO de la provincia de Buenos Aires, tan pareja y conflictiva respecto del escrutinio, si había voto electrónico?
–El voto electrónico abarata y optimiza el fraude. Si una elección termina 60 a 40, no te la podés robar fácil, es una brecha grande. La complicación está en una elección 51 a 49. Si uno hubiera tenido la capacidad de robarse 3,5 votos en cada mesa en las elecciones de 2015, hoy sería otro el presidente de la Nación. El tema es tener la capacidad de hacer semejante fraude. Si tenés esa capacidad, de robar votos en 98 mil meses, tenés la posibilidad de ganar limpiamente. Cuando ponés una máquina, robar 3 votos es trivial, es muy fácil y solo tenés que arreglar con alguien de la cadena de proveedores, ya sea la empresa, los dueños o accionistas; o si fuera transparente, algún empleado infiel que meta códigos maliciosos. Es un fraude difícil de detectar, de auditar, que permite manipular la elección de una manera hasta económica. Antes de las PASO, Martín Lousteau, que compitió en el balotaje con Rodríguez Larreta, conociendo vulnerabilidades del sistema, dijo que no sabe cuál fue el resultado real de la elección y que está convencido de que lo perjudicaron.

 

-El voto que hoy tenemos, en algún momento, tiene una parte electrónica, ¿qué pasa?
-Hay tecnologías en distintas partes del proceso. El voto electrónica es una computadora que intermedia entre el votante y la emisión del voto. Lo que se utiliza son sistemas de conteo para el escrutinio provisorio, se hace con medios informáticos. No hubo ni habrá auditorías de los sistemas que usó la empresa INDRA. En Alemania, el club de hackers descubrieron terribles posibilidades de manipular el software. Aun hoy, que las tecnologías nos sorprenden todo el tiempo, los países que están a la vanguardia están volviendo a contar sus votos en papel y transmiten mediante telegramas. Votan en papel y cuentan en papel.

 

–¿Cómo se puede rebatir este discurso del supuesto “desarrollo”?
–El discurso tecnoutópico es muy seductor. Desmantelarlo en la opinión pública es una tarea muy compleja, porque pareciera que va a contramano del sentido común. Cuando alguien diga que esto es inexorable, la respuesta la van a dar los datos concretos del voto electrónico en el mundo. No es una tecnología novedosa. Los sistemas se desarrollaron hace más de 40 años, antes que el VHS o la telefonía celular. Es anterior al CD, al DVD. Hoy el voto electrónico solo se usa en tres países: la India, Brasil y Venezuela. De los 40 países que encabezan el ranking de Desarrollo Humano de la ONU, todos votan con boleta única en papel.

 

–¿Y entonces por qué se promociona el voto electrónico como si fuera lo mejor? ¿Qué son: una manga de ingenuos, una manga de tramposos?
–Le tengo demasiado respeto a esta gente como para pensar que son ingenuos. Descartaría la ingenuidad. No me gusta hacer hipótesis que no puedo probar, somos muy rigurosos. Hay un negocio millonario detrás. Esto es mucho más caro que el voto en papel. El caso de Irlanda es muy interesante: hizo largo estudios, e inversiones de decenas de millones de euros en máquinas que vendieron como chatarra porque nunca estuvieron dadas las condiciones de seguridad como para resguardar la elección. En Estados Unidos usan máquinas obsoletas. Si se invierten 300 millones de dólares para una elección, ¿qué se hace después, quién las guarda, cómo, si necesitan ciertas condiciones de resguardo, quién las actualiza? Hay además un acto de campaña: muchos políticos se visten con el velo de la modernización, esto es un acto de campaña en el momento mismo en que se vota. Y el tercer dato concreto, probado, respaldado con pruebas, es la llave última de la manipulación electoral; quien controla el sistema electoral de votación va a tener la llave para dirimir una elección.

 

–De acuerdo a lo que conocés, ¿en otros países en los que hay gobiernos o corporaciones que impulsan estas medidas, han tenido semejante protección o complicidad de los grandes medios?
–En general, sí, ha pasado, pero no sé si tanto como acá. En Brasil están probadas las numerosas vulnerabilidades, pero eso no repercute en la prensa. En Estonia, que tiene todo este discurso, el gobierno dice las mismas patrañas y mentiras que acá. Hay una complicidad abrumadora de los grandes medios de comunicación. Los medios no son figuras inocentes en todo esto. Nosotros hacemos lo que está a nuestro alcance para romper la protección mediática. El otro día María Eugenia Vidal dijo que hay voto electrónico en todo el mundo, algo que es muy fácilmente chequeable buscando datos. La cuestión de los medios me sigue generando dudas: si hay complicidad, ignorancia o irresponsabilidad, cualquiera es gravísima.

Información adicional

  • archive:
Visto 468 veces Modificado por última vez en Miércoles, 13 Septiembre 2017 12:08

Publicidad

Contactános!

Balcarce 420
Toay, La Pampa ,Argentina
+54 (02954) 38 11 11
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.radiokermes.com
  • ¿Dónde está Santiago Maldonado?