Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más en esta categoría: Tachi Gaich, el músico que nunca deja de aprender "Socioculturalmente se encuentran a la derecha del promedio de la sociedad argentina"

"No existe ninguna política industrial"

Por Publicado Diciembre 25, 2017
Valora este artículo
(0 votos)

"El estallido de 2001 había empezado con la recesión del '98... con un altísimo porcentaje de desocupados, un 25%. Lo que padece ahora la economía argentina, y me aproximo al tema más como hhistoriador como economista, tiene similitudes y diferencia. Macri asumió en situación un poco crítica, había cuestiones macro que resolver y pasados dos años, aplicado el ajuste, estamos como empezamos, la economía sigue sin reaccionar, con tasas de interés muy altas, que castigan la inflación productiva, con un impacto sobre el consumo y se supone que el año que viene va a ser peor... hay un proyecto, una política económica, que no tiene en sí misma una política industrial. No existe una política industrial ahora".

 

El que hace la reflexión/comparación como parte de una entrevista con La Kermés de los Sábados, es Claudio Belini. Belini es Doctor en Historia y publicó recientemente su libro "Historia de la Industria Argentina". Es investigador del Conicet y del Instituto de Historia Argentina y Americana “Dr. Emilio Ravignani”, se desempeña como profesor en las facultades de Ciencias Económicas y de Filosofía y Letras de la UBA y ha dictado cursos de posgrado en otras universidades del país. Es autor también de "La industria peronista, 1946-1955. Políticas públicas y cambio estructural (2009)" y, junto con Marcelo Rougier, de "El Estado empresario en la industria argentina (2008)".

 

En su último libro Belini examina la compleja trama del proceso de industrialización argentino desde la Independencia hasta la crisis de 2001, y analiza los motivos de su fracaso.

 

"Lo que intentamos presentar aquí es una historia económica y social de la industrialización en la Argentina que, sin la ingenua pretensión de ser una historia 'total', se propone contribuir a explicar nuestro pasado, así como a comprender sus repercusiones sobre el presente. Si la historia es útil en algo -y creemos que lo es-, tal vez esta interpretación del progreso y declinación de la industria argentina aliente la discusión de ese pasado y de sus implicancias para el futuro del país", apunta.

 

En la obra, se remarca que una de las principales controversias de la historiografía económica argentina ha girado en torno del problema del “desarrollo fallido” del país. Desde diversas tradiciones teóricas y con enfoques variados, historiadores y economistas han intentado explicar lo que para muchos es el extraño desempeño económico del país en el largo plazo.

 

A comienzos del siglo XX, la Argentina parecía contar con todas las condiciones que auguraban un exitoso desenvolvimiento de su economía. Una excepcional dotación de recursos naturales, la ausencia de trabas institucionales al desarrollo económico, niveles de urbanización y alfabetización que estaban muy por encima del promedio de América Latina, un largo período de más de treinta años de alto crecimiento y un ingreso per cápita que, aunque tenía su origen fundamentalmente en la expansión agroexportadora, para 1913 era dos veces y media superior al promedio latinoamericano, acercándose a los guarismos de las economías industrializadas.

 

A pesar de esta dotación favorable de recursos naturales, económicos y humanos, el ritmo de crecimiento se desaceleró, para entrar en la década de 1970 en un extenso e inédito período de estancamiento de casi veinte años. Como resultado de ello, la brecha que separaba la economía argentina de la de los países industrializados —e incluso de naciones que habían partido de niveles de desarrollo inferiores— se amplió considerablemente hacia el final del siglo XX, relegando al país a una posición secundaria, aun en el ámbito regional.

 

Información adicional

  • archive:
Visto 1431 veces Modificado por última vez en Jueves, 28 Diciembre 2017 20:22

Publicidad
  • "El pueblo aprendió que estaba solo y que debía pelear por sí mismo y que de su propia entraña sacaría los medios, el silencio, la astucia y la fuerza". Rodolfo Walsh