Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Más en esta categoría: Subzona1.4: volvió a declarar Yorio A 14 años de su femicidio, recordarán a Andrea López con una jornada abolicionista

Los archivos del Vaticano

Por Publicado Febrero 08, 2018
Valora este artículo
(0 votos)

Nota del autor (Juan Carlos Martínez): Es oportuno reproducir un artículo publicado el 2 de septiembre de 2014 (La Iglesia y los niños). Se refería a la información que tiene la Iglesia Católica sobre la apropiación de niños hijos de desaparecidos durante la dictadura cívico-militar-clerical y a la reiterada e incumplida promesa del Vaticano de entregar esos archivos. El tema acaba de reaparecer en ocasión de la reciente entrevista que mantuvo el presidente de la Comisión Episcopal Argentina y obispo de San Isidro, Oscar Ojea con la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto. La demorada entrega de esos archivos y las restricciones que impone la Iglesia después de más de cuarenta años de silencio, no disipa las dudas e interrogantes que genera la actitud dubitativa de la milenaria institución en torno de una de las mayores atrocidades cometidas por los militares y sus cómplices, como fue la apropiación de centenares de criaturas. Alrededor de cuatrocientas de ellas -hoy hombres y mujeres que rondan los 40 años de edad- siguen ignorando su origen biológico, un derecho que tampoco tendrán sus descendientes mientras el ocultamiento impida acceder a la verdad. Este jueves, cuatro años después de la primera entrevista que le concedió en el Vaticano, el papa Francisco, el argentino Jorge Bergoglio, recibió nuevamente a Estela de Carlotto. En aquella oportunidad, el papa se había comprometido a abrir y entregar los archivos sobre el bautismo de niños apropiados que la Iglesia guarda bajo siete llaves. Sobre esos archivos, ahora Carlotto se limitó a decir que el trámite "es muy lento y engorroso", lo que viene a confirmar la mezquina voluntad del Vaticano para revelar datos de vital importancia para establecer el destino de aquellas criaturas y el de sus padres desaparecidos. Hay abuelas que han pasado los noventa años y que permanecen de pie esperando que se cumpla el último sueño de sus vidas: el reencuentro con sus nietos o nietas. En declaraciones posteriores al nuevo encuentro, Carlotto reiteró sus disculpas por haber vinculado a Bergoglio con la dictadura atribuyendo sus críticas a la mala información que dijo tener entonces sobre el ex arzobispo de Buenos Aires. Sería interesante saber si existe buena información que libere a Bergoglio de los antecedentes que pesan sobre su comportamiento durante la dictadura.


La Iglesia y los niños

Por Juan Carlos Martínez

Sé que naciste. Me lo aseguró el padre Fiorello Cavalli, de la Secretaría de Estado del Vaticano, en febrero de 1978 (*).

 

El párrafo precedente está en la carta que el 12 de abril de 1995 le escribió Juan Gelman a su nieto o nieta nacida en cautiverio y que por entonces el poeta y escritor buscaba con la misma angustia y desesperación que buscaban a sus nietos centenares de abuelos y abuelas que estaban viviendo la misma tragedia.

 

El feliz final de esta historia es ampliamente conocido desde que Gelman (fallecido en 2014) encontró a su nieta Macarena en el año 2000, pero lo más relevante de este caso es el dato que aportó el poeta argentino en aquella carta pública sobre la información que entonces existía en el Vaticano acerca de la apropiación de niños hijos de desaparecidos.

 

Este dato aportado por el jesuita, sumado a los que conocían otros jerarcas de la Iglesia en la Argentina, como el que en su momento le dio el monseñor José María Montes a Chicha Mariani sobre el destino de su nieta Clara Anahí (no la busque, la niña está en manos de gente de mucho poder) confirman no sólo la connivencia con la dictadura sino el nivel de información que manejaban los hombres de la milenaria institución sobre el destino de aquellas criaturas.

 

No es una revelación hablar de estos vínculos entre la Iglesia y la dictadura, pero el caso de los niños adquiere singular relevancia a la luz de los recientes documentos oficiales que hizo públicos Horacio Verbitsky en Página 12 (6 de mayo de 2012) sobre el conocimiento que tenía la jerarquía católica acerca de la forma en que los militares se desprendían de sus disidentes: asesinándolos a sangre fría.

 

Esos documentos son del año 1978, cuando la cacería humana ya había alcanzado la mayor cantidad de víctimas y el mayor número de niños robados a sus padres biológicos para ser entregados a sus apropiadores.

 

Si Cavalli sabía con precisión a dos años del golpe de Estado que la nieta de Gelman había nacido, se supone que debía saber cuál había sido el destino -si no de los centenares de niños que a esas alturas eran buscados por las Abuelas de Plaza de Mayo- al menos de buena parte de ellos.

 

Hay constancias de las gestiones que muchos hombres de la Iglesia hicieron ante los militares para conseguir niños hijos de desaparecidos, en unos casos para dárselos a matrimonios estériles y en otros, como los apropiados por Ernestina Herrera de Noble, para resolver cuestiones que tenían más que ver con lo material -herencia mediante- que con lo afectivo.

 

¿Tiene la Iglesia las listas de niños robados y el nombre de quienes se apropiaron de aquellas criaturas?

 

Y si las tiene ¿Por qué no las entrega a los jueces para cerrar de esta manera uno de los capítulos más dolorosos de nuestra historia?

 

Un paso semejante de parte de la Iglesia no la liberaría de la complicidad que mantuvo con la dictadura, pero quizás la acercaría un poco a ese mundo occidental y cristiano al que dice pertenecer.

 

(*) Párrafo de un capítulo del libro La Abuela de Hierro, del autor de este artículo, II edición, julio de 2012

 

Visto 1231 veces

Publicidad
  • "El pueblo aprendió que estaba solo y que debía pelear por sí mismo y que de su propia entraña sacaría los medios, el silencio, la astucia y la fuerza". Rodolfo Walsh