Publicidad
Publicidad
Publicidad

Noticias

Publicidad
Publicidad
El fútbol femenino de nuestro país acaba de dar un gran paso reconocimiento de derechos e igualdad de oportunidades. El reclamo de varias generaciones de mujeres futbolistas por fin pareciera ser escuchado, por lo menos así lo indica el anuncio hecho por la AFA para promover la profesonalización en los planteles de primera división. 
 
La gota que rebasó el vaso fue el caso de Macarena Sanchez, la jugadora que formaba parte de la UAI Urquiza, club que de un día para el otro y de manera unilateral decidió dejarla libre a mitad del campeonato (todavia en curso) sin posibilidad de incorporarse a otra institución.
 
Los últimos días afirman que esto de a poco va tomando otra forma, por un lado el ya mencionado anuncio de AFA, y por otro lado, la semana pasada San Lorenzo de Almagro se convirtió en el primer club en profesionalizar su equipo de fútbol femenino, incluyendo a Macarena entre las contratadas como refuerzo para la próxima temporada. 
 
Entrevistada en la mañana de Radio Kermes, Maca Sanchez comentó que asimila con alegría y emoción las buenas noticias, pero reconoce este avance como un logro tanto en la lucha personal, como en la pelea colectiva, que viene desde hace tiempo.
 
Sabe que este es tan solo un paso, y que todavía falta mucho , no duda en señalar que hay que seguir peleando por incorporar derechos, como por ejemplo, que la totalidad de las jugadoras de primera tengan contrato (la AFA solo exige 8), que las jugadoras de las categorias de ascenso tambien tengan contratos, que se incluya al fútbol femenino de todas las provincias del país en campeonatos nacionales, y además, mejorar las condiciones para desarrollar el trabajo de divisiones inferiores.
 
A pura conciencia, Maca Sanchez, sigue llevando su lucha adelante, sin dejar de ser solidaria con otras luchas, comentando que desde un principio supo que la situación irregular con su ex club, podría sentar un precedente y ayudar a visibilizar una problemática histórica.
Por ahora entrena con San Lorenzo y se muere de ganas de volver a jugar, algo que se va poder concretar para la segunda mitad del año, después del mundial de fútbol femenino de Francia 2019,  confiesa que viene de tres meses bastantes duros y ahora tiene tres meses para adaptarse al nuevo grupo y a lo que le pida el nuevo entrenador.
Siguiente >
Publicidad
  • "El pueblo aprendió que estaba solo y que debía pelear por sí mismo y que de su propia entraña sacaría los medios, el silencio, la astucia y la fuerza". Rodolfo Walsh